Los romeritos con mole

canal| Canal Portugal

Otro de los platillos tradicionales en la temporada decembrina y que suele estar presente en la cena para celebrar el Año Nuevo en México, son los romeritos con mole.

Los romeritos son considerados quelites, una palabra que proviene del náhuatl quilitl que quiere decir “hierba tierna comestible”.

Los quelites era un alimento valorado por los pueblos prehispánicos debido a su sabor, valor nutricional, facilidad de obtención y su resistencia al clima.

Por sus cualidades naturales, los romeritos crecían en la milpa junto con el maíz, el frijol y las calabazas, los alimentos básicos que conformaban la dieta mesoamericana. 

Durante la época de la presencia española en nuestro país, su consumo decayó porque se les consideraba como maleza y un “alimento para los pobres”. No obstante y gracias a sus propias cualidades, poco a poco fue ganando nuevamente relevancia con la creación del llamado revoltijo o de los romeritos con mole, que, como otros platillos de la gastronomía mestiza, nació en las cocinas conventuales de la Nueva España.

Las creativas monjas de los conventos utilizaron los ingredientes europeos y los mezclaron con los locales: nopales, papas, cacahuates, nueces, mole y, los romeritos.  

De esta forma, surgió uno de los platillos, cien por ciento mexicano, elemental para la celebración de las fiestas de Navidad y del Año Nuevo, una propuesta culinaria que sigue presente y se consume hasta nuestros días.

Compartir: