Serie: Diálogo cultural entre México y Portugal:

Canal Portugal

La música mexicana en Portugal.

Y ahora un fado mexicano…! Fallaste Corazón!

De esta forma la célebre cantante portuguesa Amália Rodrigues solía anunciar la interpretación de las canciones mexicanas que formaron parte del repertorio musical de los grandes espectáculos que ofreció en el “Coliseu” de Lisboa, en abril de 1986.

Amália Rodrigues (Lisboa, 1920-1999), considerada la Reina del Fado, se ganó al público de todo el mundo gracias a su singular voz y la excepcional interpretación de este género musical.

El fado es la expresión musical que mejor encarna parte de la identidad del alma portuguesa. Este género nació en los barrios populares de Lisboa y, en las tabernas y espacios donde se interpreta, es habitualmente cantado por un solista acompañado por una guitarra portuguesa y una guitarra acústica. Mientras ello sucede, el público permanece en silencio y atento a la ritual interpretación del fado. El término fado procede del latín (fatum), que significa destino. Los primeros registros de esta expresión se remontan al siglo XIX. Sin embargo, fue en siglo XX que el fado se universalizó gracias a la singular aportación de Amália Rodrigues.

La Embajadora del fado visitó la Ciudad de México en 1954 para ofrecer una serie de actuaciones en el Hotel del Prado. En esa oportunidad, conoció a las figuras artísticas de la época. Actores como Mario Moreno “Cantinflas”, compositores como Agustín Lara, Tomás Méndez, José Alfredo Jiménez, Cuco Sánchez y, con ellos, la música mexicana, los “boleros”, las “rancheras”, los “corridos” y el “mariachi”.

La similitud de la música mexicana con la portuguesa cautivó el corazón de Amália y la llevó a grabar en nuestro país canciones como: “Gorrioncillo pecho amarillo”; “Grítenme piedras del campo”; “La cama de piedra”; “Tú recuerdo y el mío” y su fado mexicano preferido: “Fallaste corazón”.

Vale recordar que más tarde, las cualidades del Fado y del Mariachi como géneros musicales únicos, les llevó al reconocimiento, el mismo año, como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2011.

Sin duda, podemos afirmar que la música y sus diversas expresiones, es un ámbito que estimula el diálogo cultural entre México y Portugal.

Para acercarnos al universo a este universo, la Embajada de México te invita a escuchar la excepcional interpretación del “fado mexicano” que robó el corazón de Amália Rodrigues: “Fallaste Corazón” de Cuco Sánchez.

Compartir: