“Basílica papal de San Pablo Extramuros”

Canal Vaticano| Cartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Remitida la memoria universal de la visita a Roma hacia la basílica de San Pedro en el Vaticano, solo una parte de la ola peregrina alcanza la segunda mayor del mundo, una de las cuatro mayores de la ciudad eterna, dedicada ésta a la otra columna central de la iglesia católica: el apóstol San Pablo, cuya escultura monumental, espada en ristre,  preside el ingreso. Aunque la iglesia extramuros de Roma nació en 1329 a instancias del emperador Constantino, en el sitio donde la tradición ubica la tumba del santo martirizado en el año, 67 después de Crito, la construcción actual es relativamente nueva, al destruir el templo un devastador incendio (“parecía un terrible Vesubio”, dice la crónica), del que se libró una torre campanario ya desaparecida y un bellísimo ciborio sostenido por cuatro columnas. El conjunto, esculturas, frescos, retratos de papas, lo complementa un museo y un jardín de paz.

Compartir: