“Paladín de la Ciudad de México”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Indómita a jaculatorias, rogativas y preces al cielo, la tormenta rompió la procesión de san Mateo Evangelista con proa a la Catedral, y de pasadita las formas: Dieguitos, Agustinos; Franciscanos, golpeaban portones en pos de refugio. El agua se volvía torrente al ingreso de los empapados hermanos. Era domingo. Era el 21 de septiembre de 1629. Era el primero de tres días de lluvia sin tregua que inundaría dos varas las calzadas de San Antón,

Compartir:

“Constitución de 1917”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

De todo aquello que fue, un siglo después, quedan algunas curules, el abanico de rostros de los diputados y la pluma con que se firmó el documento final.  El difícil parto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El legajo escrito a mano en impecable letra Palmer. La mansión, hoy museo, donde vivió sus últimos tres meses el presidente Venustiano Carranza.

Compartir:

“Las aventuras de Tláloc”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Una aciaga mañana de marzo de 1964 llegó a San Miguel Coatlinchán (“Hogar de las serpientes”) una terrible notificación: el gobierno federal se llevaría el monolito que por siglos había representado el atractivo turístico del lugar. La acción fue rápida: la piedra de 167 toneladas que representa a Tláloc, dios de la fertilidad de la tierra, fue atada con alambres a una colosal plataforma jalada por dos cabezas de tráiler,

Compartir:

“Ecos del corazón”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

“Llegaba al altar, feliz esposa / ahí la alcanzó la muerte / aquí reposa”. La frase está escrita a manera de epitafio en una tumba del Panteón de San Fernando. Es Dolores Escalante. Es el amor desgarrado por el destino de José María Lafragua. El abogado, el ministro en el gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada, sucesor a su muerte de Benito Juárez,

Compartir:

“Convento de San Fernando”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Despojado de campanas, saqueados sus tesoros, herido su retablo barroco tras el cierre de sus puertas al rigor de las leyes de reforma, en 1867, al triunfo de la república, el aristócrata Julio Limantour, padre del jefe de los “científicos” porfiristas, reclamó el convento de San Fernando al presidente Benito Juárez a cambio de las armas que le había entregado… a los dos bandos.

Compartir:

“Gandolfo”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

En lo que fuera una villa romana donde el emperador Domiciano construyera un palacio entre los años 81 y 96, utilizado como sitio de reposo y veraneo de los papas a partir de Urbano VIII, en el siglo VII. Años después, en mil 200, la familia Gandolfo de origen genovés erigiría un castillo cuya propiedad se integraría a los Estados Pontificios.

Compartir:

“Pensador Mexicano”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Cercano el soplido de la muerte, el puño y letra colocó dos últimos deseos: Colocar a pie de sepulcro una lápida simple; “Aquí yace el Pensador Mexicano, quien hizo lo que pudo por su Patria” y “mandó que no me velen. Las veladas son inútiles a los enfermos, pero muertos de nada sirven sino en divertir holgazanes y tal vez enfermar más a los deudos”.

Compartir:

“Le decían ‘Rey del Pulque'”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Construida en 1884, primera a nivel urbano del arquitecto Antonio Rivas Mercado, la casona de cantera en tres niveles contempló la destrucción del convento de Santa Isabel y el largo parto del Palacio de Bellas Artes. La calle cambió su nombre de El Calvario a Puente de San Francisco, Poniente 4 y al fin Avenida Juárez.

Compartir:

“Aquellos calendarios”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Calificados por el cronista Carlos Monsiváis como “El encanto de las utopías en la pared”, los calendarios o almanaques cobijaron de colorido las paredes del México de los 40, 50 y 60. La lujuria selvática de los campos chicleros de Quintana Roo en la cocina de cazuelas colgadas; el Abrazo de Acatempan en el trazo idílico en la cacariza pared de la oficina del director de la escuela rural;

Compartir:

“Basílica papal de San Pablo Extramuros”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Remitida la memoria universal de la visita a Roma hacia la basílica de San Pedro en el Vaticano, solo una parte de la ola peregrina alcanza la segunda mayor del mundo, una de las cuatro mayores de la ciudad eterna, dedicada ésta a la otra columna central de la iglesia católica: el apóstol San Pablo, cuya escultura monumental, espada en ristre, 

Compartir:

“Día de la Aviación”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Aunque la ciudad de México ya sabía de la audacia de retar al cielo por las hazañas del célebre Joaquín De la Cantolla y Rico, a quien la algarabía llevaba a hombros a celebrar a la primera taberna, el éxtasis se alcanzaría en 1909, cuando Alberto Braniff, dueño de una de las mansiones del Paseo de la Reforma,

Compartir:

“Así fueron los 70”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

En la turbulencia, el vértigo de la década de los 70, nace al asombro de la grey católica la nueva Basílica de Guadalupe con espacio para 10 mil fieles, mientras se levanta, orgullosa, altiva, la Torre del World Trade Center como el mayor rascacielos, en tanto la multitud, 100 mil jóvenes de todos los estratos, van en peregrinación al festival de Rock y Ruedas de Avándaro,

Compartir:

“Puente de Nonoalco”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede

Al trajín de “Estrella-La Villa” el paisaje era dual. Hacia el Norte la sorna lanzaba uno y otro oooooleees a la faena hechiza de las muletillas: las carretillas con cuernos en papel de furioso toro; la franela roja como capote y las tandas de verónicas, gaoneras y pases de pecho. Más cornadas da el hambre, diría Luis Spota. Hacia el Sur la oferta era triple: la silueta golpeada ferozmente por el tiempo de la iglesia de San Miguel Nonoalco y su eterna feria: la rueda de la fortuna,

Compartir:

“El molino de Santo Domingo”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

De aquello que fue, polvos de cuatro siglos, queda aún parte de la maquinaria cuya acción activaban las aguas del río Santa Fe. El lomerío convertía la corriente en cataratas. Era el molino de Tacubaya, luego de Santo Domingo, en cuya entrada en escena se ubica a Hernán Cortés. Era el milagro del trigo: de las tres semillas que encontró en un saco de arroz un hombre de color,

Compartir:

“Belisario Domínguez”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Hospedado en el Hotel Jardín del entonces San Juan De Letrán, a donde llegaría con su encanto fílmico el entrañable Cinelandia, el doctor Belisario Domínguez, recién senador por Chiapas, al pasar de suplente a titular, fue sacado violentamente por la policía huertista de su habitación para trasladarlo a Coyoacán, donde, previo corte de lengua, se le ejecutó en el panteón sin más razón que el he-dicho del dictador que asesinó al presidente Francisco I.

Compartir:

“Colonia del Valle”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Con epicentro en el Escudo de Armas labrado en la piedra que hacía fachada de la casona-museo del cronista Artemio De Valle-Arizpe, pavorreal al calce: “El que más vale no vale tanto como vale Valle”, cuyo brillo le cambió el nombre de la calle, de Ajusco a Valle-Arizpe, la colonia del Valle cobija el estadio de cientos de personajes: De Luis G.

Compartir:

“Hotel Regis”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Viñeta habitual del entorno de avenida Juárez, de aquello que solo se mantuvo doblado, pero no vencido el reloj Haste con el testimonio invencible sus manecillas: 7:19. En los estragos de la batalla contra la furia caía el Hotel Regís, sus baños de vapor ahítos de restañar heridas de la resaca. Ahí llevaba Marina Ahedo, alias Graciela Olmos, alias La Bandida,

Compartir:

“Cancionero Picot”

Canal VaticanoCartas del embajador

Por Alberto Barranco Chavarría, embajador de México ante la Santa Sede.

Desbordadas, desbocadas, las ansias clavaban la mirada en la rendija de la puerta en espera de la buena nueva del Cancionero Picot. La señora al encuentro de las canciones; los jóvenes al calorcito de los chismes de los cantantes, y los niños a las aventuras narradas en verso de Chema y Juana. Un día rancheros otro, españoles: el cantaor,

Compartir: