Ohtli en el Vaticano 2020

Canal Vaticano| Eventos en el Vaticano

El Instituto de los Mexicanos en el Exterior entregó el premio Ohtli -la distinción más alta del gobierno de México a la comunidad mexicana en el extranjero- a monseñor Jorge Carlos Patrón Wong, el mexicano de más alto rango en el Vaticano.

En las palabras alusivas al evento el embajador de México ante la Santa Sede, Alberto Barranco Chavarría, celebró la vida y el trabajo del sacerdote formador de sacerdotes. Pasó revista a sus más de 30 años de carrera sacerdotal y once de carrera episcopal y destacó que desde 2002 ha realizado trabajos vinculados con los seminarios, tanto en México como en el mundo. Subrayó que Patrón Wong, con una actitud desinteresada y una entrega absoluta, ha dedicado su carrera a ser guía de jóvenes mexicanos religiosos que buscan internacionalizarse, con el fin de llevar a las parroquias en todas partes del territorio mexicano las mejores prácticas y conocimientos basados en la fraternidad, la solidaridad y la cercanía con el prójimo. Reconoció que el premio Ohtli es una invitación a trazar buenos caminos y a andar por éstos, sin dejarse caer en los obstáculos. Asimismo, afirmó que entregar el Ohtli confiere honor a quien lo recibe y a quien lo entrega y llamó a monseñor Patrón Wong un hombre que infunde certeza y regala paz.

Por su parte, monseñor Patrón Wong aceptó, visiblemente conmovido, el honor conferido e hizo referencia a las personas que lo formaron en una actitud de servicio y amor como ciudadano mexicano, cristiano y sacerdote católico. Se dijo extremadamente contento por la confianza depositada en él por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior y por el gobierno de México. Agradeció a su familia, el personal docente de su infancia y juventud (en Yucatán), a los seminarios y a las diócesis (en Yucatán y en Papantla) en las que se formó y trabajó, a los sacerdotes y obispos mexicanos, al papa Francisco y a las demás instituciones católicas mexicanas y latinoamericanas con las que colabora. Se dirigió especialmente el pueblo de México, al que conminó a buscar la unidad por encima de la discordia. Pidió fomentar un país unido y en paz, en el cual una ciudadanía trabajadora y un gobierno honesto colaboren en sincronía para aliviar el dolor causado por la corrupción, la pobreza y la violencia.

En la ceremonia se contó con la presencia de altos funcionarios vaticanos:

  • monseñor Paul Richard Gallagher, secretario para las relaciones con los Estados (figura equivalente a la de canciller);
  • el cardenal Beniamino Stella, prefecto de la Congregación para el Clero; y
  • monseñor Joseph Murphy, jefe de protocolo de la Santa Sede.
  • Asimismo, asistió un importante número de clérigos. Destacó la presencia de los prefectos de los pontificios colegios mexicano, latinoamericano y portugués (en los cuales se hospedan los sacerdotes que realizan estudios superiores en Roma); los rectores de la Pontifica Universidad Antoniana y la Universidad Europea de Roma (ambos mexicanos);los superiores generales de los Legionarios de Cristo y de los Padres Maristas de las Escuelas (mexicano) y miembros de las demás congregaciones religiosas con presencia de mexicanos en Roma.

Por su parte, vía Zoom participaron más de cien personas, quienes siguieron con detenimiento el referido acto. Destaca en este grupo la presencia de la secretaria general de gobierno de Yucatán, María Fritz; el subsecretario para asuntos religiosos de dicha entidad, Víctor Hugo Lozano; el alcalde de Mérida, Renán Barrera; y el rector de la Universidad Pontificia de México, entre otras personas.

Compartir: