La presente exposición virtual  es una selección de obras de la exposición homónima ¡Zapata vive! A través de la cultura popular suriana, que se presenta actualmente en el Museo Nacional de las Culturas Populares, y que reúne alrededor de 80 piezas, obras pictóricas y artesanales inspiradas en el general y sus ideales. Ambas exposiciones se presentarán hasta el 26 de marzo del 2023.

Introducción

La presencia del General Emiliano Zapata Salazar y la lucha zapatista, su esencia, ideales y convicción, se encuentran simbólicamente en gran parte del país, trascendiendo en los procesos artísticos y culturales de los pueblos surianos en manifestaciones del arte popular y diversas representaciones artísticas, motivo de esta exposición, que tiene por objetivo develar en colaboración con la Fundación Zapata y Los Herederos de la Revolución  la mirada de los creadores, su visión de lucha social, representada a través de la exhibición de los objetos personales que portó “Miliano” (como era nombrado por los pueblos y allegados), piezas de coleccionistas, artistas dedicados a la pintura y el grabado, arte popular y manualidades son expuestas en la Sala Cristina Payán del Museo Nacional de las Culturas Populares, elaboradas con diversas técnicas artísticas y artesanales que, de manera individual y colectiva mantienen una identidad fortalecida por los anhelos justicia que enarboló el Ejército Libertador del Sur y su General en Jefe. 

 

La Cultura Popular Suriana estuvo compuesta por pueblos de tradición mesoamericana que mantuvieron estrechos vínculos a través de diversas manifestaciones de la Cultura Popular en la región (Guerrero, Puebla, Morelos, Ciudad de México y Estado de México) y hoy se hacen presentes en ¡Zapata Vive! a través de la Cultura Popular Suriana.

Museo Nacional de Culturas Populares.

Tradición y Rebeldía Suriana

El chinelo y Emiliano Zapata son símbolos de resistencia cultural que los pueblos surianos desarrollaron durante los años previos a la revolución y durante la lucha zapatista. El autor muestra en su obra la tradición dancística y revolucionaria representada por el Libertador del Sur.

Guardián del Pueblo - Guardián de la noche

Las máscaras de tecuan, ocupadas en las diversas danzas afrodescendientes del país, forman parte de la tradición de los pueblos surianos. Emiliano Zapata Salazar representado simbólicamente en modo dual como Zapata – Tecuani refiere a la dualidad entre el General como el corazón del pueblo y el Tecuani como el guardián de la Mixteca Baja poblana.

Sable del General Emiliano Zapata utilizado en la toma de Cuernavaca, Morelos, 1911.

El sable para los zapatistas durante la etapa de la Revolución Mexicana, fue un símbolo de jerarquía militar. En el periodo revolucionario los zapatistas se fotografiaron con sables en las manos, símbolo de su ascenso en el escalafón del Ejército Libertador del Sur.

 

Zapata con Marcas de Ganado

Los pueblos surianos liderados por el nativo de Anenecuilco, disputaron su derecho a existir, su resistencia y lucha siguió aún con la muerte del General Zapata hasta hoy. Alberto Gironella en su obra “Zapata con marcas de ganado”, muestra simbólicamente como un elemento significante, las balas recibidas el día de la ejecución de Emiliano Zapata Salazar.

Triunfo de Zapata

La participación popular fue importante para el zapatismo. La esencia del Ejército Libertador del Sur eran las comunidades: mujeres, hombres, niños y ancianos.
La pieza de Arte Popular muestra pasajes de la vida de Zapata entres momentos:
1-La infancia de Zapata como agricultor y su entorno.
2- Etapa Revolucionaria, Zapata en batalla.
3- La conexión de su etapa revolucionaria hacia la muerte de Zapata.

Balero - Juguete tradicional

Emiliano Zapata sigue siendo un elemento fundamental en la memoria de los pueblos surianos, su vigencia es tal que tiene diversas representaciones, como en los juguetes tradicionales. El balero es un juego tradicional en el Centro-Sur de México, se hace de caoba, oyamel, pino u otros materiales, los artesanos lo suelen pintar y decorar de acuerdo a sus parámetros culturales, por ello, “Miliano” como comúnmente era nombrado por el pueblo, sigue siendo representado por los creadores de la región suriano-zapatista.

Montura texana, regalo del General Francisco Villa al General Emiliano Zapata en Xochimilco, 1914.

El jaripeo y la charrería son dos actividades en las que Emiliano Zapata dejó múltiples testimonios de su participación activa. La montura texana, es un regalo del General Francisco Villa al General Emiliano Zapata.

Con olor a tierra mojada el sur

Emiliano Zapata se convirtió en el símbolo de esa liberdad buscada por los pueblos mesoamericanos hasta el presente. El artista plasma en su obra un homenaje a aquellas personas que lucharon en la Revolución Mexicana en las filas zapatistas; y las que siguen su legado, sobre todo que luchan por un cambio en su comunidad con justicia.

Cultura Popular Suriana

La región suriana es un espacio político, social y cultural con una dinámica propia que se comenzó a configurar con el declive de la administración colonial desde finales del siglo XVIII. Hoy en día, la región comprende las entidades federativas de Guerrero, Morelos, Ciudad de México, Puebla y Estado de México, no obstante, sus pobladores, a lo largo del siglo XIX, mantuvieron por varios años el sentido de pertenencia hacia al territorio del sur, elemento que les permitió utilizar el gentilicio de surianos por lo menos hasta la revolución. Esa identidad se remarcó con la existencia de líderes regionales que se auto adscribieron de esa forma, tales como Vicente Guerrero, Nicolás Bravo, Juan Álvarez y Emiliano Zapata, quien comandó los pueblos en armas con el nombre oficial del “Ejército Libertador del Sur” en alusión a este gran territorio que sufrió injusticias por los cacicazgos y un proceso de olvido en los años posteriores a la Revolución, pero su lucha no termina. 

El plano sociocultural de la región suriana de México estuvo compuesto por pueblos de tradición mesoamericana que mantuvieron estrechos vínculos a través de diversas expresiones de la cultura popular que emergen de la estructura social y, en este caso, como producto de un sistema de vida del pueblo. De esta manera, la cultura suriana estuvo enmarcada por la importancia de la milpa y el ciclo agrícola que dio sentido a la vida cotidiana y ritual. Por ello, la mayoría de los territorios surianos fueron lugares de peregrinaje y vinculación entre comunidades que conmemoraban la relación fraternal entre la religiosidad y los ideales zapatistas posrevolucionarios. De igual forma, diversas danzas como los tecuanes, tlacololeros, chinelos, vaqueros, diablos, pastoras, entre otras, que eran parte de la vida festiva de las comunidades e incidían en un proceso de expansión debido a esas relaciones sociales existentes. 

Emiliano Zapata no ha muerto. Su esencia, ideales y convicción se encuentran en el territorio suriano, vigentes en los procesos culturales de los pueblos en el presente y se diversifica en manifestaciones de sus creadores.

Armando Josué López Benítez

Historiador

Agradecimientos

Secretaría de Cultura Federal

Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas

Museo Nacional de Culturas Populares

Dirección

Museografía

Colecciones

Animación Cultural

Planeación y Contenidos

Servicios Generales

Centro de Información y Documentación “Alberto Beltrán”

Asociación de Amigos del Museo Nacional de Culturas Populares

Fundación Zapata y Los Herederos de la Revolución

Secretaría de Turismo y Cultura de Morelos

Municipio de Zacualpan de Amilpas, Morelos

Casa de Cultura de Chinantla, Puebla

Museo Cuartel Zapatista

 

Edgar Castro Zapata

Elías Almanza Diez

Emiliano Gironella Parra

Federico Fernando Pearl Flores

José Enrique Vidal Dzul Tuyub

 Instituto Pro – veteranos de la Revolución de Morelos

Museo de las Revoluciones del Sur, Tlaltizapán Morelos

Municipio de Cuautla Morelos

Casa de Cultura de Huaquechula, Puebla

Familia Castro Zapata

 

Armando Josué López Benítez

Colectivo Mujeres de Ojos Grandes

Francesco Taboada Tabone

Fernando Montes de Oca Bautista

Ulises Ángel Machuca

Compartir: